Artritis
La artritis es una inflamación de una articulación y engloba a más de un centenar de dolencias distintas, sigue leyendo y conoce sus síntomas.

La artritis puede afectar a prácticamente cualquier articulación, y con frecuencia los pacientes con artritis tienen afectados otros órganos o sistemas (pulmones, piel, riñones, sistema nervioso, etc.)

¿Cómo saber si es artritis?

Si sospechas que sufres artritis examina el estado de tus articulaciones respondiendo a estas preguntas y si uno o varios de estos síntomas se manifiestan durante dos semanas o más, acude al médico de cabecera o al reumatólogo. 

  • Te duelen constantemente?
  • ¿Te duelen cuando las tocas?
  • ¿Las tienes inflamadas, endurecidas, o entumecidas?
  • ¿Te cuesta moverlas?
  • ¿Notas en ellas calor o enrojecimiento?

Síntomas:

Dolor, mejora con el movimiento y empeora con el reposo (especialmente con el reposo nocturno, por lo que en muchas ocasiones interfiere con el sueño).

Hinchazón, calor y enrojecimiento.

Puede llegar producir inestabilidad y deformidad de la articulación hasta derivar en una incapacidad para realizar tareas cotidianas como andar, abrir una lata o escribir en un teclado.

Consejos:

Hacer ejercicio con moderación y controlar el sobrepeso.

Frío y Calor para aliviar el dolor.  Aplicar entre 15 y 20 minutos calor, frío o calor y frío de manera alternativa.

Muchas personas convivirán con la artritis ayudadas por esos hábitos de vida saludables y una medicación adecuada. Pero has de saber que en algunos casos, la solución pasa por la cirugía.

¿Qué ejercicios son beneficiosos?

Consulta a tu médico antes de comenzar un programa de ejercicios.

De movimientos amplios como el baile, que te mantiene flexible.

De fortalecimiento de los músculos que rodean las articulaciones, especialmente los de la rodilla, por ejemplo, hacer pesas.

Aeróbico y de resistencia, como andar en bicicleta, para mantener en buen estado el corazón y la arterias, controlar el peso y mejorar el funcionamiento general del organismo.

Una advertencia: En general, todas esas variedades de ejercicio hay que practicarlas con moderación. Pero cuando los síntomas se recrudecen, en las fases más activas de la enfermedad, lo mejor es aumentar las horas de reposo.

Compártelo en