Cómo aplicarte hielo sin quemarte
El hielo quema. Nunca establecer un contacto directo con la piel para bajar una inflamación.

El hielo es muy eficaz para evitar la inflamación después de un golpe, reducir el dolor tras una torcedura o controlar los calambres musculares.
Pero el hielo quema, por lo que deberías seguir estas recomendaciones…

  • En caso de un golpe o de una torcedura, aplícate durante unos 20 minutos hielo metido en una bolsa, bien sea improvisada con una tela, bien una de las fabricadas para tal fin.

IMPORTANTE: no pongas directamente sobre la piel las bolsas en las que venden el hielo, porque están tan frías como su contenido y también pueden causar quemaduras.

  • Si sospechas que la lesión es más severa (una luxación del tobillo, por ejemplo) podemos sumergir la parte del cuerpo afectada en un baño de hielo (es decir, una palangana o un cubo con hielo abundante flotando en el agua).

IMPORTANTE: no hagas esto en caso de herida abierta y sangrante, o si la piel sufre algún tipo de infección.

Compártelo en