No llevar preocupaciones a la cama
No te lleves las preocupaciones a la cama
Olvidarse de las preocupaciones, o al menos dejarlas aparcadas hasta el día siguiente, es una de las actitudes más saludables si se pretende un sueño realmente reparador. No conviene que tomarse al pie de la letra lo de "consúltalo con la almohada", no hay que pasarse la noche buscando solución a los problemas: la expresión tiene más que ver con dar tiempo para meditar con calma decisiones que no hemos de adoptar de manera impulsiva. Cuanto mejor duermas, con más claridad verás las cosas, así es como aconseja la almohada
Compártelo en