Protección solar
Tomar el sol tiene tantos beneficios como peligros para tu salud. Para evitar los segundos, te ofrecemos algunos consejos.

Para hacer un uso y disfrute saludable de ese bien natural que es el sol debes conocer al menos tres parámetros: tu propia sensibilidad, la calidad de la radiación y los métodos de protección.

Sensibilidad

En función del color de la piel, el pelo y los ojos, y de la reacción de la piel a la radiación solar, se establecen grupos más o menos predictivos: los fototipos. Cada uno tenemos el nuestro. ¿Cuál es el tuyo?

Compártelo en