Síndrome de la clase turista

Pasar varias horas sentado (y no solo en un avión) es una amenaza para tu circulación. El verano es época de viajes, y por eso deberías seguir estos consejos.

¿Qué es este síndrome?

El llamado síndrome de la clase turista es una trombosis venosa profunda que puede producirse en vuelos de más de 4 horas y en desplazamientos terrestres de más de 6 horas. En ocasiones, deriva en un embolismo pulmonar que puede suceder incluso 60 días después de llegar al destino.

Afortunadamente, se puede disminuir la posibilidad de sufrirlo, tomando fáciles medidas preventivas:

¿Cómo reducir el riesgo de padecerlo?

Es tan sencillo como seguir estas recomendaciones:

  • Viaja siempre con prendas holgadas, preferentemente de tejidos naturales, y si padeces riesgo alto de trombosis no olvides ponerte medias o calcetines de compresión. Descálzate.
  • Si puedes, elige asiento de pasillo. Así podrás moverte con más facilidad. Y pide puerta de emergencia, para viajar con las piernas lo más estiradas posible. Pero te sientes donde te sientes, procura no cruzar las piernas y no colocar bultos ni encima ni entre ellas.
  • Abróchate el cinturón, pero no aprietes mucho.
  • No tomes somníferos. El sueño profundo te mantendrá inmóvil demasiado tiempo.
  • Bebe mucho agua. Te hidratará y te obligará a levantarte para ir al servicio. Evita el consumo de alcohol, té y café.
  • ¡Muévete! No dejes pasar más de una hora sin levantarte, estirarte y caminar, o sin hacer tres series de estos ejercicios:
    • Inclina suavemente la cabeza hacia un lado e inspira. Cuenta hasta tres y expulsa todo el aire. Vuelve a la posición inicial y repite ejercicio moviendo la cabeza hacia el lado contrario.
    • Estira los brazos hacia arriba e inspira. Cuenta hasta tres, coloca los brazos detrás de la cabeza y expulsa el aire el aire.
    • Junta bien los dedos de los pies, apóyalos en el suelo, eleva los talones y mantén esta posición durante tres segundos. A continuación, apoya los talones en el suelo, separa los dedos y elévalos durante otros tres segundos.
  • Al llegar a tu destino, camina, y camina. ¿Algo más? Sí: ¡¡camina!!
Compártelo en